2012

"Le Premier"

Una botella de excepción

para una cosecha histórica

El año 2012 coincide con varios acontecimientos importantes: el acceso de Angélus al rango de Premier Grand Cru Classé “A”, la llegada de la octava generación de propietarios al Directorio, el 230º aniversario de la llegada de la familia de Boüard de Laforest a Saint Emilion y, por último, unas obras de ampliación y mejora de la propiedad de una envergadura sin precedentes.

Por ello, Stéphanie de Boüard-Rivoal quiso celebrar esta añada con una nueva botella, un frasco excepcional para una cosecha histórica.

Encapsulada de negro con las armas de la familia de Boüard de Laforest, la botella de 2012 reemplaza su tradicional etiqueta de papel por una impresión de oro en relieve. El oro viste el vidrio, aporta su brillo y sublima la campana, emblema de Angélus.

Toda la cosecha de 2012 se embotelló en estos prestigiosos envases, incluso en versiones de gran tamaño, de la botella magnum a la melchior.

Para afirmar su compromiso con una exigencia cada vez mayor y mantenerse a la altura de la confianza de sus aficionados, Angélus quiso darles las gracias a través de este frasco de excepción.

El oro en relieve

un procedimiento de fabricación sofisticado:

Una primera impresión de esmalte se cuece a 600° C a fin de vitrificarse para formar parte integrante del vidrio. Está recubierta por una impresión de oro que se somete a una segunda cocción a 500° C, a lo largo de la cual el oro se adhiere totalmente a la capa de esmalte. La decoración se finaliza con un cepillado que revela la finura y el brillo del oro auténtico de 21,7 quilates.

Cosechas míticas

2014"L'indien"

2012"Le Premier"

2005"L'excellence"

2000"L'imaginaire"

1996

1992

1985

1953

1899

˙

Esta cosecha también forma parte de las grandes añadas bordelesas. En Angélus, fue coronada por las excepcionales notas de los críticos y las alabanzas de todos los profesionales. La armonía, el equilibrio entre potencia y frescura así como la precisión aromática caracterizan esta cosecha sin parangón.

2000 alía la magnificencia de una cosecha excepcional con la magia de la llegada del nuevo milenio. Es la cosecha de todos los superlativos. El vino presenta deslumbrantes frutas, una boca amplia, una maravillosa concentración y una perfecta estructura tánica...

Château Angélus adquiere la clasificación de Premier Grand Cru Classé “B” de Saint-Emilion. Los vinos, de colores intensos, desarrollan aromas de licor de casis y cuero. La boca es densa, potente, con una estructura precisa. Esta cosecha presenta toda la complejidad de las grandes añadas clásicas.

Es en los años difíciles cuando los grandes terruños expresan su diferencia, por no decir su supremacía. En 1992, a pesar de una climatología complicada y gracias a unos cuidados intensos aportados al viñedo, Angélus supera el reto de hacer un gran vino que se convertirá en un referente del viñedo bordelés. Una capa oscura como la tinta, una nariz de frutas negras, regaliz, tabaco y notas de sotobosque, una boca amplia y aterciopelada y unos taninos densos y equilibrados seducen en la cata.

Hubert de Boüard de Laforest toma las riendas de la propiedad. Por primera vez, toma él solo las decisiones tanto en las viñas como en la bodega. 1985 es, por lo tanto, la cosecha de la puesta en práctica de sus primeras reflexiones sobre la adaptación del trabajo del viñedo y la vinificación a las características de cada cosecha. En esta primera vez, reconoce haber tenido la ayuda de la naturaleza que le prodigó unos suntuosos Merlots. La cosecha de 1985 es muy aterciopelada y seductora. Posee un aspecto tostado con deliciosas notas de tabaco.

Esta gran cosecha fue vendimiada del 29 de septiembre al 17 de octubre, tal y como lo relatan las notas encontradas en los cuadernos de vendimias de Jacques y Christian de Boüard de Laforest. De forma excepcional se abren algunas de estas botellas en la propiedad. En dichas ocasiones, se ha podido constatar que estos vinos poseen una nariz siempre expresiva, mezcla de tabaco, confitura de naranja e higo, y una estructura todavía presente sustentada en una agradable frescura.

Se trata de la botella más antigua de la bodega de Angélus. Reina sobre todas las demás, en calidad de guardiana del pasado de la propiedad y de hada madrina benevolente de su “descendencia”.